Tag Archives: Sergei Brin

El mito del nacimiento en el garaje suele ser demasiado bueno para ser cierto : #Apple #Google #HP #YouTube #Facebook #Tuenti #Atari #GE #PayPal #Dell #Mattel #UPS

3 Dic

En tecnología, la norma es jactarse de orígenes humildes, como los de Apple o Google; sin embargo, el surgimiento de las empresas tecnológicas no siempre es como lo cuentan

Por Tom C. Avendaño  | El País Internacional

Bill Hewlett (parado) y David Packard (sentado) en los inicios de HP

Bill Hewlett (parado) y David Packard (sentado) en los inicios de HP. Foto: Archivo

La tecnología viene de Silicon Valley y Silicon Valley viene de un garaje. La leyenda es así de simple; lo complicado es decidirse por qué garaje. Está el del número 367 de Addison Avenue, en Palo Alto, donde se encerraron en 1938 William Hewlett y David Packard a experimentar con dispositivos electrónicos y del que hoy cuelga una placa que reza: “Lugar de nacimiento de Silicon Valley”. O el del 2066 de Crist Drive, en Los Altos, donde Steve Jobs y Steve Wozniak construyeron la primera computadora Apple que se vendió al público en 1976. Y luego está el del 232 de Santa Margarita Avenue, en Menlo Park. Ese lo alquilaron en 1998 dos jóvenes llamados Larry Page y Sergei Brin para llevar allí el desarrollo de su joven empresa, Google.

El lugar está sorprendentemente intacto hoy. Con la alfombra azul que la entonces dueña de la casa, Susan Wojcicki, hoy consejera delegada de YouTube, puso para que los arrendatarios se sintieran más a gusto. La mesa de ping pong con la que se tomaban los descansos. Todo dispuesto para que el mito parezca real y nada recuerde que en realidad Google se había fundado dos años antes; tenía ya recabado más de un millón de dólares de varios inversores; y el ahorro que les suponía alquilar un garaje en lugar de una oficina era risible. Es más, en enero de 1999, tras solo cinco meses pisando la alfombra azul, los nueve empleados de Google se mudaron a unas oficinas convencionales. Pero el garaje está ahí, es propiedad de la empresa desde 2006, y los beneficios que genera en su mito fundacional son incalculables.

Ese es el poder mágico del garaje. Un empresario que lo menciona no solo está evocando el trabajo duro con el que Hewlett y Packard levantaron un imperio tecnológico desde su taller improvisado en Palo Alto. Y tampoco es solo que recuerde a los intrépidos visionarios de Apple a los que el mundo terminó dando la razón. Se está sumando a una larga tradición a la que pertenece Walt Disney, que fundó su empresa en el garaje de su tío Robert en 1923 y que más tarde usó dos estacionamientos como estudios de animación improvisados.

Mark Zuckerberg, uno de los creadores de Facebook

Mark Zuckerberg, uno de los creadores de Facebook. Foto: AFP

O Harold Matson y Eliot Handler, que en 1945 vendían marcos de madera para fotos y, con el material sobrante, fabricaban juguetes en su garaje. Fusionaron sus nombres y, llamados Mattel, crearon a Barbie y llegaron a convertirse en una multinacional de primer orden. O Michael Dell con la firma que lleva su apellido. O Jim Casey, de UPS. El mito del garaje transmite una serie de imágenes y valores admirables. Emprendimiento. Generación espontánea de ideas brillantes. Trabajo duro. La libertad de ser tu propio jefe y desarrollar tu propia visión. La ingenuidad de pensar que todo va a salir bien y la humildad de seguir trabajando cuando así es.

El garaje no es solo un enclave geográfico. “Es un estado mental. Es el rechazo del statu quo. Es afirmar: ‘No necesito docenas de ingenieros con máster para hacer frente a la competencia”, explica Guy Kawasaki, ex empleado de Apple y autor de varios libros sobre emprendimiento en Silicon Valley. El garaje es un símbolo. Una aviso del género al que pertenece el origen de cada empresa. Es el sueño americano. También es mentira.

Los hombres tras la cortina

“Es demasiado romántico y demasiado individualista”, protesta Dan Heath, periodista de Fast Company y autor, junto a su hermano Chip, de varios libros sobre estrategias empresariales. “Nos hablan del mito del garaje y visualizamos a dos tipos que crean algo brillante en secreto y luego se lo muestran a un mundo más que receptivo. Es decir, da una idea errónea de lo que se necesita para triunfar. Si quieres empezar una empresa, tus tareas son encontrar trabajo, aprender cómo funciona la industria y hacer contactos. Claro, es mucho más aburrido que una idea maravillosa desarrollada en un garaje”.

Pocos mitos del garaje aguantan un mínimo de escrutinio. Todos acaban revelando los factores clásicos que menciona Heath. Gente bien conectada con buenas amistades, experiencia en otras empresas y más capacidad organizativa que visión. Hewlett y Packard, por ejemplo, se conocieron siendo estudiantes en Stanford el año 1930, en plena Gran Depresión, cuando montar una empresa era impensable. Packard trabajó para General Electric durante años, donde aprendió de todo. Es más, uno de sus amigos de allí, John Cage, terminaría de profesor universitario y dirigiría hacia su negocio a todos los alumnos prometedores, lo cual fue determinante en el futuro imperio Hewlett Packard (en adelante, HP).

Stephen Wozniak y Steve Jobs cuando fundaron Apple

Stephen Wozniak y Steve Jobs cuando fundaron Apple. Foto: AP

El mito original de Apple también olvida aquella vez en 1967 cuando un niño de 12 años llamó a las oficinas de HP. Era Steve Jobs y quería componentes para construir un contador de frecuencias. Hewlett se quedó tan impresionado con el chico que le ofreció un trabajo de verano en su boyante negocio. “Lo que aprendí allí fue la base de lo que sería Apple”, confesó Jobs en una entrevista 2003. Así pudo recomendarle a su socio, Steve Wozniak, al que conoció a través de un amigo en común, que entrara a trabajar en HP en 1973, mientras él siguió formándose en la recién creada Atari. Todos estos elementos serían fundamentales en 1976, cuando se fundó Apple. Wozniak se había dado cuenta de que la computadora que tenía en mente no interesaba en HP. Jobs trajo a Ronald Wayne, el tercer fundador de la empresa, de Atari. Para entonces, ya no eran unos jóvenes jugando con una idea.

“Nadie quiere oír la historia de los chicos ricos que se citan en el Marriott para idear un plan de negocio. Eso no es romántico”, ha escrito Heath. Y no hace falta remontarse tantas décadas para encontrar elaborados mitos de garaje. El de Facebook, por ejemplo, es quizá el más sofisticado: un joven estudiante, Mark Zuckerberg, ideó un producto en su residencia en Harvard con la ayuda de unos amigos y, con pocos intermediarios más, el mundo les hizo ricos. Esta variación no esconde los elementos menos populares, sino que los disfraza. Harvard sale como un centro rancio y reacio al cambio, no como la universidad adonde acuden las élites. Los amigos de Zuckerberg aparecen como estudiantes entusiastas, no jóvenes ricos con ganas de invertir en algo.

También se cuenta que en 2005 unos amigos, Chad Hurley y Steve Chen, grabaron a un tercero durante una fiesta y, al ver lo complicado que era subir el video a Internet, decidieron fundar YouTube. No se cuenta que Hurley había sido uno de los primeros empleados en PayPal e incluso les había diseñado el logo. Y que su suegro, James Clark, es el fundador de Netscape Navigator. Es decir, los creadores de YouTube eran más de dos y tenían conexión directa con inversores. Meses después, Steve Chen le confesó a la revista Time que la anécdota de la fiesta había sido “adornada” para que sonara mejor.

El mito hecho realidad

La fábula es cada vez más popular. En 2005, dos profesores de la Universidad de California hicieron un estudio entre sus alumnos: el 89% de ellos podía citar alguna empresa creada de esta manera. Solo un 48% de las empresas se crea así, pero el estudio estima que las apariciones en la prensa de los mitos de garaje se multiplicaron un 250% entre 1980 y 2000. Y como cualquier mentira contada las suficientes veces, se está acercando a la realidad.

Sergey Brin (izq.) y Larry Page, fundadores de Google

Sergey Brin (izq.) y Larry Page, fundadores de Google. Foto: Archivo

Cuando la Comisión Nacional de Emprendimiento estadounidense estudió las raíces de las empresas mas grandes del país en el siglo XX concluyó: “En 1917, los emprendedores solían ser aquellos a los que se les negaba el éxito por otras vías. En 1997, emprenden aquellos que se pueden permitir el riesgo. El valor de la experiencia previa parece haberse disminuido”. Ninguna de las empresas estudiadas, por cierto, se había creado de la nada. El mito le pone cara a dos motores tangenciales pero inagotables del capitalismo actual: el sueño americano, según el cual un hombre puede llegar a lo más alto solo trabajando duro; y el ego de la industria tecnológica, obsesionada por la idea de irrumpir en el mundo.

Pero no por ello es imposible de exportar. Cuando Zaryn Dentzel, por ejemplo, llevó a España un poco de Silicon Valley con Tuenti, la red social española más poblada, también llevó ese mito. “Llamé a mis amigos de aquí y les dije que había que montar esto. Que había que montar Tuenti. Cuando empezamos a trabajar éramos cuatro personas. No había agenda, ni reuniones, ni calendario, ni nada, solo éramos cuatro tipos muy jóvenes que hacían código”, resume hoy. Su empresa ha crecido, pero de la mano de Telefónica. “Creo que poco a poco en España se ha ido entendiendo lo importante que es emprender y tomar las riendas de su propio futuro”.

Es lo que le pasa a los mitos demasiado atractivos. “Cuanto más cuentas una historia, más evoluciona”, explica Heath. “Se van resaltando los individuos, no las organizaciones. Los momentos particulares, no el progreso gradual. Creo que la historia de YouTube se hará aún más triunfal con el tiempo. Más majestuosa”. Con tal de que nadie se la crea.

http://www.lanacion.com.ar/1747454-la-verdad-que-ocultan-los-origenes-del-garaje-de-silicon-valley

Anuncios

Secretos de #Startups : cómo piensa la argentina #RebecaHwang que brilla en #SiliconValley

7 Ago

Rebeca Hwang tiene éxito en el corazón del ecosistema tecnológico y desliza aquí algunos consejos para emprendedores

Por Sebastián Campanario  | Para LA NACION

Rebeca Hwang 01

Rebeca Hwang nació en Corea hace 35 años, pero se considera argentina, y es una de las emprendedoras más destacadas de Silicon Valley. Foto: LA NACION

Como “trotadora global con ADD [déficit de atención] crónico en la vida” -así se define en su perfil de Twitter-, Rebeca Hwang hace honor a uno de los mantras centrales del emprendedorismo: vivir en estado “beta” (versión de prueba) permanente, experimentando, encarando proyectos nuevos, cultivando redes y cruzando conocimientos entre disciplinas que aparentemente tienen poco en común.

Con sólo 35 años, Hwang es hoy la argentina mejor posicionada en el ecosistema de startups de Silicon Valley, en la costa oeste de los Estados Unidos. Pero previo a este escalón, atravesó un recorrido no lineal que incluye estaciones en su Corea natal, la Argentina, la India, Nicaragua y los EE.UU., donde reside actualmente.

Llegó de su país a los seis años. “Cursé la primaria y la secundaria en Buenos Aires y me siento argentina”, cuenta Hwang a LA NACION. En el Colegio Nacional de Buenos Aires fue la mejor alumna de primero a quinto año y, cuando estaba en tercero, se anotó en un taller de periodismo porque quería ser escritora. Producía textos largos con frases cortas y muchos signos de admiración. Pero finalmente, luego de leer una biografía de Marie Curie, optó por la Ingeniería Química y aplicó para el MIT.

El embajador de Corea, a quien le pidió una nota de recomendación, le dijo que le iba a resultar muy difícil entrar. “Cuando llegó la carta de aceptación, fue la primera vez que vi llorar a mi papá”, recuerda. En el MIT comenzó a interesarse por los problemas de acceso al agua potable en países pobres y se anotó en misiones a las zonas rurales de Nicaragua (al norte de Managua) y a Bombay, la India, para colaborar con soluciones para mitigar este flagelo.

Patentó tres inventos (y tiene siete más pendientes de aprobación); entre ellos, un sistema para abaratar el costo del tratamiento del cólera. Mientras tanto, el MIT Technology Review la consignó entre los 35 innovadores jóvenes más talentosos del mundo, un logro que en su momento consiguieron leyendas como Mark Zuckerberg (Facebook), Sergei Brin (Google) o Jack Dorsey (Twitter).

“Por esa época, me picó el bichito del emprendedorismo”, dice Hwang. Luego de rechazar ofertas de bancos de inversión, se anotó en un doctorado en Stanford y, al poco tiempo, fundó con dos socios Younoodle, una plataforma online muy exitosa que permite a startups participar en la comunidad empresarial y acelerar el crecimiento de sus iniciativas. Más recientemente abrió Rivet Ventures, un fondo de inversión con foco en empresas que tienen como consumidoras finales a mujeres.

Rebeca Hwang 02

Rebeca Hwang es una de las responsables de Younoodle.

En América latina y en la Argentina, los obstáculos son mayores, en buena medida porque los capitalistas de riesgo prefieren estar cerca de los equipos en los que invierten. De acuerdo con el último Global Entrepreneurship Monitor (GEM), que realiza el IAE, el 80% de las startups que se crean en la Argentina no sobreviven más de dos años. Por su conocimiento de la Argentina, de Silicon Valley, porque hoy se dedica a evaluar proyectos para asignarles fondos, porque Younoodle, entre otras funciones, elaboró un algoritmo para predecir el éxito de las empresas nacientes y porque el año pasado fracasó en un proyecto con socios porteños, Hwang es la persona ideal para conversar sobre los pecados capitales de los emprendedores argentinos. De paso por Buenos Aires, donde fue invitada por el gobierno porteño como jurado de Aceleradoras BA Emprende, la joven empresaria conversó con LA NACION sobre los errores más comunes en este ecosistema.

  • Pensamiento a corto plazo

En Silicon Valley, la posesión más importante para un emprendedor es su reputación. Por lo tanto, los empresarios deben establecer lazos a largo plazo, invirtiendo esfuerzo, tiempo y favores a la red de amigos y de contactos profesionales. “La actitud es de dar antes que recibir, y siempre retribuir con un gesto generoso a las personas que lo ayudaron a uno. Cultivar una relación profunda y robusta antes de extraer valor de un contacto es clave para evitar agotar el ecosistema”, dice Hwang. “He notado que algunos tienen una visión más a corto plazo, más oportunista. De manera agresiva intentan exprimir el mayor valor posible del sistema, sin pensar en la necesidad de reponer y recargar. Esta situación crea un desequilibrio y se cierran puertas”, agrega. El pensamiento a corto plazo también se refleja, comenta Hwang, en los modelos de negocios que, muy a menudo, están más adaptados a conseguir una venta temprana de la compañía que a la creación de valor.

  • Mal timing

Las tendencias siguen ciclos de moda. Regularmente se observan fenómenos de los que todos hablan (hoy serían los “wearables“, la economía por compartir, etcétera), que generan algunos negocios muy exitosos que inspiran copias en otros países (por ejemplo, Groupon). El problema es que muchas veces los emprendedores argentinos llegan a Silicon Valley demasiado tarde. “Es similar a tratar de vender el diario de ayer”, grafica.

  • Subsidiarse con consultoría

Cuando el dinero se acaba, se vuelve muy tentadora la propuesta de algunos clientes que piden servicios de consultoría que distraen del producto central de la startup. “Tener clientes que pagan bien por un proyecto de consultoría puede crear un remedio inmediato, pero casi siempre termina disminuyendo la probabilidad de enfocarse en el producto escalable de la compañía”, advierte Hwang.

  • Tacañería

“A veces, los fundadores de startups son poco generosos en la distribución de acciones para el resto del equipo y los primeros empleados en la compañía. Se equivocan en pensar que tener más porcentaje de la propiedad es el resultado óptimo, cuando, en realidad, la falta de incentivos para el resto termina derivando en que uno tenga más participación de una compañía menos valiosa”.

  • Aspirar a “fondearse” en un viaje

Hay muchos emprendedores que se suben a un avión a San Francisco y esperan volver después de una semana de reuniones con una oferta de financiamiento. Aunque Silicon Valley concentra la mayoría de los fondos disponibles para startups en Estados Unidos, la competencia es fatal y es casi imposible recaudar fondos si el emprendedor no tiene acceso al «círculo interior». Estas expectativas erróneas crean desilusiones y queman puentes con el valle.”

http://www.lanacion.com.ar/1713082-secretos-de-startups-como-piensa-la-argentina-que-brilla-en-silicon-valley

Zona de Promesas

Blog de Tecnología en Español - Internet - Redes Sociales - Entrepreneurship - Innovación

Hablando de esto

Gente hablando de Social Media

Monkey Business

Average thoughts from an average man.

Fabián Urrutia

Data-Driven Marketing & Social Media

AMAS15m

Asamblea Medio Ambiente Sol 15m

Mi Primer Blog

Este blog está en modo prueba!!!

Maestria en Informatica

como aprendientes de maestria recomendamos este sitio WordPress.com

Doctora y Especialista en Psicología Clínica y Médica

Desde la comodidad y privacidad del hogar y a través de Videoconferencia, la psicología on line acerca al terapeuta a quien lo necesita, eliminando distancias geográficas para ofrecer sus servicios profesionales, adecuándose a las necesidades horarias del cliente. Contacte conmigo en el correo: psicoonline.es@gmail.com

Reflexiones Hoy

Contenido de alto valor.Reflexión-Meditación- Pensamiento,Ideas,Razon.

Kamikazed

Party People

Pantalla Rota

Mi visión desde mi agrietada pantalla.

Blog de Manuel Ponte

Sociedad hiperconectada y su nuevo avatar

Apoyo Ecológico

Apoyo ecológico es el sitio de CrowdFunding donde tus ideas en pro del medio ambiente, se hacen realidad.

coolhuntingtheworlddotcom.wordpress.com/

SPARKLE YOUR LIFE ADDING SOME GLITTER

1001 Scribbles

Random and Abstract Lines

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

Psicología Feliz

Psicólogos, coaches y otros expertos en felicidad

Hello Geeky

Blog sobre tecnología, Internet y geekeadas varias.

A %d blogueros les gusta esto: