Jack Dorsey: inventor de Twitter, líder de Square

20 Jul

Jack Dorsey 01

Las esquinas de St Louis siempre tuvieron un significado especial para Jack. Mientras que la mayoría de sus habitantes sólo veían un cruce de calles al doblar una esquina, él era capaz de ver más allá de eso con tan sólo ocho años.

Sus padres, Marcia y Tim, habían decidido permanecer en el downtown de St Louis con su pequeña cafetería, evitando así la masiva migración a áreas residenciales de los años 70 y 80 que tuvieron lugar en muchas ciudades de los Estados Unidos. Esta pasión y defensa de la vida urbana tuvo un impacto muy temprano en Jack. Las calles, los taxis, las ambulancias, la gente, representaban para Jack el significado puro de lo que es la vida urbana, la vida en las ciudades. Es por eso que a los ocho años las paredes de su pequeño cuarto no estaban adornadas por posters gigantes de estrellas de rock o del deporte, sino que estaban repletas de mapas de St Louis o Nueva York.

La vida urbana y su representación en mapas

A Jack le obesionaba el funcionamiento de las grandes ciudades americanas; cómo todo se desarrollaba en total coordinación y cómo, a través de la representación de las rutas trazadas por taxis, ambulancias y otros servicios de transporte en un mapa, era capaz de construir una representación fiel de una zona urbana. Aquello le fascinaba hasta tal punto de que en el coche de sus padres no tenía un cómic sobre las últimas aventuras de Batman o Superman, sino un mapa, otra representación más de la vida en la ciudad.

Jack Dorsey 02

Fue en el año 1984, con 8 años, cuando Tim Dorsey decidió comprar un IBM PC Jr y un Macintosh para casa. Jugando como todos hemos hecho con nuestro primer ordenador, Jack descrubrió que le permitía hacer aquello que tanto anhelaba: construir un mapa interactivo, digital, donde representar una serie de puntos que se moverían de arriba a abajo por las calles. En una entrevista reciente recordaba.

“Si miras un mapa y una intersección, es muy fácil preguntarse qué está pasando en el cruce en estos momentos, quién va hacia el cruce, quién se está alejando, cómo el cruce ha cambiado con el paso de los años, qué ha ocurrido en el pasado y qué va a ocurrir allí en el futuro. Ver esto me hizo pensar, estimuló mi imaginación y curiosidad. Entonces me interesé por el mundo de la programación porque quería jugar con los mapas. Los mapas en papel estaban medio muertos y no podía hacer muchas cosas con ellos además de mirar dónde empezaban y acababan las calles; pero el ordenador que mi padre había comprado me permitía mostrar un mapa en la pantalla y más adelante aprendí a programar para poder dibujar tantos mapas como quisiese. Dibujaba pequeños puntos en el mapa y sabía darle vida a esos puntos, a permitir que se moviesen dentro de los límites de las calles. Pero los puntos no tenían sentido, no eran la representación fiel de nada. De algo no real”

“Si miras un mapa y una intersección, es muy fácil preguntarse qué está pasando en el cruce en estos momentos, quién va hacia el cruce, quién se está alejando, cómo el cruce ha cambiado con el paso de los años, qué ha ocurrido en el pasado y qué va a ocurrir allí en el futuro. Ver esto me hizo pensar, estimuló mi imaginación y curiosidad. Entonces me interesé por el mundo de la programación porque quería jugar con los mapas. Los mapas en papel estaban medio muertos y no podía hacer muchas cosas con ellos además de mirar dónde empezaban y acababan las calles; pero el ordenador que mi padre había comprado me permitía mostrar un mapa en la pantalla y más adelante aprendí a programar para poder dibujar tantos mapas como quisiese. Dibujaba pequeños puntos en el mapa y sabía darle vida a esos puntos, a permitir que se moviesen dentro de los límites de las calles. Pero los puntos no tenían sentido, no eran la representación fiel de nada. De algo no real”

 

Jim McKelvey, dueño de una pequeña empresa de software en el área de St Louis, entró un día a tomar café en el pequeño negocio que los padres de Jack regentaban. En una conversación con Marcia mencionó que estaba desesperado intentando encontrar programadores en la zona, a lo que ella respondió con una simple contestación que quizás cambió el futuro de su hijo para siempre: “A mi hijo le encantan los ordenadores”. McKelvey le dio la oportunidad a un niño que por entonces tenía 15 años de convertirse en uno de los principales programadores de su empresa, aunque como becario. Tal fue la importancia de Jack dentro de la empresa que a finales de verano algunos nuevos trabajadores entraron a trabajar con el título de “asistente del becario”. Pero Jack seguía estando obsesionado con los mapas y los programas que él mismo había creado y descubrió que detrás de esos servicios había toda una industria en las grandes ciudades de los Estados Unidos.

Primeros fracasos como emprendedor

Con 18 años empezó su primer año en la ‘University of Missouri-Rolla’, centrándose en estudios de ingeniería, matemáticas, inglés e informática. En su segundo año descubrió que la mayor compañía del mundo en la creación y desarrollo de sistemas de mensajería estaba en Nueva York y se llamaba DMS. Buceando en la página web de la compañía encontró el email de su CEO, Greg Kidd, y le escribió un simple email que decía: “Tienes un agujero de seguridad en tu página. Lo puedes solucionar así. Ah, por cierto, yo sé programar este tipo de sistemas”

Después de consultarlo con sus padres y de una única conversación con Kidd, Jack decidió mudarse a Nueva York para trabajar en DMS y a la vez seguir cursando sus estudios en la NYU. En 1999-2000 (en medio de la ‘burbuja puntocom’) y tras establecer una importante relación de amistad con Kidd, decidieron trasladar la empresa a San Francisco después de que Jack insistiese una y otra vez en que el futuro de tales servicios estaba en la red y en Internet; pocos meses más tarde nació dNet. La empresa no tardó en fracasar. Jack, que no había finalizado sus estudios universitarios, más tarde reconocería que no habían tomado las decisiones correctas en cuanto al CEO de la compañía (“prestaba mucha atención a la crisis de las puntocom”) y en otras áreas, lo que llevó a dNet al fracaso y a la expulsión de Jack y Kidd de la compañía, algo que volvería a experimentar años más tarde en Twitter. Greg Kidd acabaría meses más tarde comprándole la empresa, de nuevo, a los inversores.

Todavía en el Bay Area Jack seguía pensando en aquellos programas que había diseñado y que se ajustaban a lo que operadores de mensajería utilizaban y necesitaban. Fue en el 2000 cuando se dio cuenta de que en lo que había pensado faltaba un elemento clave: la gente. Conocía St Louis o Nueva York muy bien a través de los mapas y sistemas que había diseñado, pero le faltaba la gente, lo que realmente da sentido a la vida urbana. Queriendo trasladar el concepto a algo real para que fuese utilizado por él y sus amigos, Jack escribió un script en apenas 12 horas que cogía un email de una BlackBerry y lo enviaba a una lista de números que él mismo había creado. Con su pequeña creación en el bolsillo caminó hasta el Bison Paddock en el Golden Gate Park y escribió lo que algunos podría considerar como la primera versión de un tweet. Decía: “I’m at the Bison Paddock watching the bison”. Pero la respuesta al mensaje fue inexistente por parte de sus amigos y Jack se dio cuenta entonces de que en el año 2000 este tipo de proyectos no tenían cabida. Era demasiado pronto.

Un servicio como Twitter no tenía sentido en el 2000. Era demasiado pronto.

Años más tarde Jack admitiría en varias entrevistas que una de los principales obstáculos a los que se enfrenta un emprendedor es el acto de empezarlo. “Lo más importante que he aprendido en todos estos años es que en cuanto tengas una idea tienes que sacarla de tu cabeza inmediatamente, dibujarla o escribirla y enseñársela a alguien. Quizás también programarla para conocer las interacciones que pueden surgir”, decía. “Esto puede provocar dos reacciones: un ‘wow’ o un ‘meh’. Entonces decides si te quieres centrar en esa idea o de si es mejor dejarla en la estantería, guardarla hasta dentro de un tiempo”. Eso fue justo lo que Jack hizo con aquella primitiva versión de Twitter que sus amigos no habían entendido. No era el momento adecuado para llevarla a cabo así que la aparcaría unos años, concretamente hasta febrero del 2006.

Odeo y Twitter, el asalto definitivo

Jack Dorsey 03

Las primeras oficinas de Odeo, en 2005

Sin nada que hacer en San Francisco decidió regresar a St Louis para asistir a unas clases de ilustración botánica en el Missouri Botanical Garden, ya que el dibujo y la ilustración era uno de sus hobbies desde pequeño. Dolores en la muñeca le llevaron a acudir a la consulta de un masajista terapéutico, donde comenzó a interesarse por todo lo que había detrás de dicha práctica, y entonces decidió cursar unos pequeños estudios pprara poder obtener la licencia. En el 2006, de vuelta en San Francisco y por entonces con piercings en las dos orejas y rastas, se dio cuenta de que había demasiados masajistas en la zona, por lo que no era algo a lo que podría dedicarse exclusivamente. Fue entonces cuando escribió el primer CV de su carrera bajo el simple nombre de ‘Jack’ y se lo envió a Odeo, una incubadora de ideas de San Francisco que había creado Evan Williams, fundador de Blogger. Jack quería trabajar en un proyecto orientado a consumidores y creía que era el momento adecuado para hacerlo.

Odeo estaba trabajando en un directorio de podcasts para aprovecharse del tirón que productos como el iPod de Apple tenían entonces. Curiosamente años más tarde Jack admitiría que no le interesaba el mercado de los podcasts para nada, que lo que realmente le gustaba de Odeo eran las personas que trabajan en la empresa, entre ellos Biz Stone y Noah Glass. Al cabo de unos meses en la empresa, Jack se daría cuenta de no era el único al que no le apasionaban los podcasts pero que todos valoraban positivamente el ambiente de trabajo. Poco después de incorporarse a Odeo Apple anunció su propio directorio de podcasts dentro de iTunes, cargándose de un plumazo el proyecto en el que Ev, Biz, Jack y compañía llevaban meses trabajando. La empresa en esos momentos había conseguido $5 millones de dólares en financiación, dinero que poco más tarde Ev devolvería a los inversores para mantener el control total de la empresa.

En aquella época Jack seguía interesado en el mundo del dibujo. Tanto que al poco de empezar en Odeo se apuntó a unas clases de diseño y costura de ropa en el Apparel Arts de San Francisco. “Yo seguía haciendo cosas relacionadadas con la moda. Había ido a 10 clases donde producíamos desde los dibujos hasta la propia prenda, faldas. Quería hacer vaqueros, pero tienes que empezar con las faldas porque son fáciles. Después Twitter empezó a crecer y ya nunca llegué a los pantalones” llegó a afirmar.

En febrero de 2006 Ev reunió a todos los que trabajaban en Odeo y les pidió que se fuesen a sus casas y pensasen en ideas que pudiesen resultar interesantes para la empresa en el futuro. En aquellos momentos los SMS empezaban a tener cada vez más importancia en Estados Unidos, además de que en el 2006 se permitió por primera vez el envió de mensajes entre diferentes operadoras del país. A Jack le encantaba la tecnología y el límite de caracteres, y pensó si algo similar podría aplicarse a aquella idea que en el año 2000 no tenía sentido. Fue entonces cuando, mientras hablaba con un par de compañeros en el patio cercano al edificio donde se encontraba Odeo, propuso lo siguiente: “¿Y si hacemos esta simple aplicación que permite estar en cualquier lado, utilizar SMS y enviarlos a un grupo de gente en tiempo real?”. Viendo que sus compañeros estaban interesados en la idea Jack construyó un prototipo en pocas horas y se lo enseñó a Ev y Noah, que no mostraron demasiado interés. Por entonces el sistema creado por Jack no tenía nombre.

Una semana después, durante una reunión con el resto de compañeros, Jack mencionó la idea de nuevo. Ev y Noah aceptaron pensar durante una semana semana en la idea y en la siguiente reunión llegaron al acuerdo de centrarse exclusivamente en ella, dándole a Jack y el resto de trabajadores dos semanas para construír un sistema más robusto y funcional. Jack en ese momento abandonó la sala y convenció a Biz Stone para que se encargase de la parte de diseño y a Florien para que le ayudase con la programación del prototipo. A los 10 días publicó el primer tweet escrito por un humano, que simplemente decía “inviting co-workers” y que envió a las 17 personas que por entonces trabajaban con él. Twitter echaba a andar. Unos días más tarde Jack enviaría un nuevo tweet, esta vez para todos los usuarios del servicio, que decía: “just setting up my twttr”. El 15 de julio de 2006 el servicio se abría a todo el mundo.

“Inviting co-workers” y “just setting up my twttr”. Los primeros tweets de la historia.

‘Tweets’ y ‘seguidores’

Jack Dorsey 04

Por entonces en Odeo estaban considerando varios nombres para aquello que habían creado. En recientes entrevistas Jack ha afirmado que los dos primeros nombres en los que pensaron fueron twitch y jitter, ya que estaban buscando nombres que representasen o evocasen una sensación física. “When you get an sms or call, your phone twitches”. Pero el nombre no les convencía. Así fue que Noah Glass cogió el diccionario de Oxford y, situándose en la palabra twitch, comenzó a descender hasta encontrarse con una que hoy en día todos conocemos, twitter. La definición era perfecta: “a short inconsequential burst of information, chirps from birds.” El servicio fue creado ya en aquel momento para ser utilizado desde teléfonos móviles y SMS. Por entonces en Estados Unidos estaban muy en uso los short codes, de 5 caracteres, que facilitaban el envío de SMS sin necesidad de marcar un número determinado. Pensaron en quitar las vocales de twitter, twttr, pero descubrieron que la pequeña palabra ya estaba siendo utilizada por otro servicio en Estados Unidos. Twitter era el nombre definitivo tras pagar $7.000 dólares por el dominio.

Por aquel entonces Jack Dorsey había sido nombrado CEO de la compañia por Ev Williams, a los 29 años. Años más tarde el propio Jack recordaba que por entonces “me había quitado el piercing de la nariz, después de nuestra primera ronda de financiación”; $5 millones de dólares que recibieron de Union Square Ventures. La primera vez que inversores, usuarios y fundadores vieron lo útil que Twitter podría resultar fue durante los frecuentes terremotos de sufre San Francisco, convirtiéndose en un medio perfecto para transmitir ese tipo de hechos o noticias.

 

Otra decisión clave que deberían tomar Jack Dorsey y compañía se refería al concepto de los seguidores o followers. Otros servicios como Facebook se habían decantado por un modelo basado en la idea de amigos mútuos: un usuario sólo podría observar el perfil de otro si éste lo permitía. En Twitter creían que un modelo así no se ajustaba a lo que ellos estaban buscando, por lo que se decantaron por un sistema de seguidores. Preguntado por la razón por la que se decantaron por este término Jack decía hace meses que “escogieron ‘seguidor’ porque querían que fuese algo referente a una manifestación física. Si piensas en Twitter como un encerado en blanco, tú escribes estos mensajes en el encerado, y la gente puede venir y mirar durante el tiempo que quieran lo que escribes. Y cuando no les interese más simplemente se pueden ir. Es un concepto muy sencillo”

En los siguientes dos años Twitter no dejó de crecer. Empezaron utilizándolo los ‘early adopters’ y poco a poco se fueron sumando a él más y más personas de todo el mundo – en 2008 se publicaban 100 millones de tweets por cuatrimestre y los famosos empezaban a utilizar un servicio que hoy en día se considera básico en la industria del marketing online y la comunicación.

Dorsey, expulsado de su propia casa

Pero las cosas dieron un giro inesperado el 28 de marzo de 2008, cuando Ev Williams sustituyó a Jack Dorsey como CEO de Twitter y éste se desvinculó, en parte, de la compañía. Ya no trabajaría cada día para la empresa, aunque seguiría siendo el presidente del consejo de administración. Echando la vista atrás Jack recordaba que “de repente me convertí en el jefe de todos mis compañeros, en una cultura dañada, con la moral baja”. Sin embargo Ev Williams creía que “la empresa creció mucho más rápido de lo que todos esperábamos. Un año y medio después de haber empezado habíamos conseguido $20 millones de dólares en financiación y los servidores no dejaban de fallar (las famosas fail whales). No era que el barco se estuviese hundiendo, si no una forma de decirle a Jack ‘buen trabajo’ pero tenemos que pensar en construir una organización todavía más grande”.

Mucho se ha escrito sobre esos años oscuros de Twitter, donde los movimientos y cambios internos fueron constantes. Algunos culparon a Jack de lo sucedido – por su poca capacidad de liderazgo o sus limitaciones aparentes a la hora de hacer crecer una gran empresa – mientras que otros se centran en Ev o Biz, pero lo cierto es que la realidad sólo la conocen los propios actores. Jack sí que llegó a reconocer más tarde que aquello le había dolido mucho, que había sido como “si te dan un puñetazo en el estómago”. Fred Wilson, de Union Square Ventures y hasta hace poco de los miembros del consejo de administración de Twitter, recordaba que “Ev y Jack son un poco como John y Paul. Hicieron muy buena música juntos durante un tiempo, pero después los dos se volvieron ambiciosos y no se llevaban bien”.

16 de octubre de 2008: Jack Dorsey es despedido como CEO de Twitter

Los cambios internos en Twitter no pararon después de que Jack dejase de tener un papel activo dentro de la empresa. En octubre de 2010 Dick Costolo sustituyó a Williams como CEO, y unos meses más tarde, en marzo de 2011 Jack regresaba a casa como executive chairman y para centrarse en el desarrollo de producto.

El resto es más o menos historia. Una historia llena de éxitos y polémicas. Con ya 500 millones de usuarios activos y un papel importantísimo hoy en día en muchos países del mundo. Una historia y un Jack Dorsey que vivió una de sus etapas más negativas en la empresa con la compra de Instagram por parte de Facebook; el propio Dorsey fue uno de los primeros inversores en Instagram e intentó comprar la app móvil al mismo tiempo que Mark Zuckerberg porque creía que encajaba perfectamente con la filosofía y el funcionamiento de Twitter. Sin embargo, no fue capaz. Zuckerberg y Facebook le arrebataron la que podía haber sido la joya de la corona y en los meses siguientes Twitter pareció perder un poco el norte al copiar características como los filtros para las fotos, dando síntomas de debilidad y falta de innovación.

Pero con el corto plazo asegurado, ¿hacia dónde se dirige Twitter en los próximos meses o años? en una reciente entrevista con Kevin Rose, Dorsey afirmaba que el futuro del servicio está en “construir más filtros relevantes para cada usuario en tiempo real”, de forma que cualquier usuario pueda ver rápidamente lo que le interesa: información útil e inmediata. Estas palabras eran pronunciadas en diciembre de 2010 y pocos meses más tarde Twitter anunciaba la pestaña de Discover, mostrando el futuro de la compañía.

 

Muchos se echarán las manos a la cabeza en estos momentos pensando que la dirección natural de Twitter no debería ser esa, que va en contra los principios de la comunidad, pero Jack está convencido de que el futuro de Twitter y servicios web similares está en mostrar información relevante, en tiempo real. “Twitter nunca fue un servicio de micro blogging. Lo más increíble de Twitter es que puedes preguntarle a 100 personas distintas qué es Twitter y probablemente recibas 100 respuestas diferentes, o incluso 1.000. Y no pasa nada, está bien, porque el mundo es diferente para cada persona. Es como tener todo el mundo en tu bolsillo”.

La democratización de los pagos: Square

Si uno lee o ve entrevistas con Jack Dorsey se dará cuenta de que hay una frase que repite una y otra vez cuando habla de las ideas o proyectos que ha ido desarrollando con el paso de los años: aprovechar las oportunidades. “Una de las cosas más importantes que aprendes como emprendedor es a no depender de la suerte, si no a aprender a reconocer oportunidades cuando éstas se presentan”, dice. Twitter fue una de esas oportunidades en 2006 con el auge de los SMS, y en 2008, en medio de una grave crisis financiera mundial, se dio cuenta de que estaban ante otra oportunidad. “Cualquier depresión o recesión es un momento ideal para innovar, empezar un proyecto, crear una empresa, hacer cualquier cosa”.

Así fue que en 2008 Jim McKelvey, el que había sido el primer jefe de Jack cuando éste tenía 15 años, se puso en contacto de nuevo con su pupilo. “Jack, quiero hablar contigo, quiero construir una empresa que se dedique a montar coches eléctricos”, le dijo McKelvey. La industria automovilística, como la financiera, no pasaba por sus mejores momentos y a Jack le gustó la idea: “¿Por qué no le damos estos grandes fabricantes de automóviles a emprendedores de éxito?, ¿Por qué no le damos Ford a Steve Jobs, GM a Larry Ellison?”, recuerda Jack.

 

Pocos días más tarde y después de numerosas conversaciones se dieron cuenta de que no era el momento adecuado para entrar en el mundo de los automóviles. Sin embargo los dos sabían que querían trabajar uno con el otro y hablaron durante meses cada semana. Jack estaba interesando cada vez más en el mundo de las finanzas y la medicina. En una de esas llamadas semanales McKelvey, que también se dedicaba a vender piezas de vidrio que él mismo construía, le dijo que había perdido una venta de $2.000 dólares por no poder cobrarle directamente a la persona que estaba interesada en la pieza. “¿Por qué Jim no podía aceptar un pago si alguien estaba interesado en el producto que él vendía?, ¿Por qué?”, se pregunta Jack en la entrevista superior con Charlie Rose. En ese momento los dos se dieron cuenta de que en sus manos tenían no un teléfono, si no un ordenador personal con capacidad suficiente para realizar tales transacciones.

Jack Dorsey 05

Se centraron en encontrar una solución con las herramientas de las que disponían, aunque necesitarían algún dispotivo (hardware) para poder leer cualquier tarjeta de crédito o débito y así poder completar una compraventa. Jack se encargaría de escribir el código para los servidores que aceptarían las transacciones mientras que Jim sería el encargado de todo lo relacionado con el hardware, contratando además a un programador para que desarrollase una app para el iPhone. Poco tardaron en tener un prototipo que funcionase, incluido unos lectores de tarjetas hechos en madera que McKelvey había sido capaz de diseñar.

Pero antes de enseñarle lo que habían creado a potenciales inversores tenían que buscar un nombre para el nuevo proyecto. El primero que se les ocurrió fue sea shell (concha marina), por ser una de las primeras divisas hace miles de años, aunque finalmente se decantaron por squirrel (ardilla). Al tratarse de una marca ya registrada tuvieron que decantarse por otra palabra similar, Square.

Con el paso de los meses Square se ha convertido en una de las principales empresas de pagos móviles en todo el mundo que ha sido clonada por múltiples startups en Europa y Norteamérica. Disponible en estos momentos en Estados Unidos, Canadá y Japón, Square está formado por una serie de características que conforman una oferta única de pagos móviles:

  • Cobros móviles utilizando el lector
  • Square Wallet, que permite a cualquier usuario pagar en determinadas tiendas (Starbucks incluido) sin necesidad de utilizar dinero ni sacar el móvil del bolsillo
  • Square Register
  • Square Stand
  • Square Market

Con 10.000 millones de dólares procesados, más de 200 empleados y 341 millones de dólares de diversos fondos de capital riesgo Square está intentando revolucionar el mundo de los pagos móviles y la relación entre consumidores y locales o negocios. “Lo importante de una transacción en muchas ocasiones no es el intercambio de dinero, es la relación entre clientes y empresarios. Entre la persona que pide el café y el que lo sirve. Ahí es donde creemos que está el futuro y en esa dirección estamos caminando”. Escuchar esas palabras de cualquier otra persona podría parecer una locura o un enorme atrevimiento.

Sin embargo si algo muestra la carrera emprendedora de Jack Dorsey es que varias de sus preocupaciones han dado sus frutos, no sin problemas, tarde o temprano. Twitter, la empresa que fundó en las entrañas de Odeo va camino de facturar 582 millones de dólares en el presente año (según estimaciones de eMarketer) y muchos hablan de una posible salida a bolsa en 2014. “Me gusta pensar que soy una persona que convierte tareas complejas en sencillas, que reduce el nivel de complejidad de las cosas. Con Twitter creo que lo conseguimos y nuestro reto es hacerlo ahora con Square”. La nueva carrera de Dorsey carrera ha empezado ya.

http://www.xataka.com/xataka/jack-dorsey-inventor-de-twitter-lider-de-square?utm_source=buffer&utm_campaign=Buffer&utm_content=buffer4beab&utm_medium=twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Zona de Promesas

Blog de Tecnología en Español - Internet - Redes Sociales - Entrepreneurship - Innovación

Hablando de esto

Gente hablando de Social Media

Sold out!

A guide for small businesses to optimize their marketing efforts.

Fabián Urrutia

Data-Driven Marketing & Social Media

AMAS15m

Asamblea Medio Ambiente Sol 15m

Mi Primer Blog

Este blog está en modo prueba!!!

Maestria en Informatica

como aprendientes de maestria recomendamos este sitio WordPress.com

Doctora y Especialista en Psicología Clínica y Médica

Desde la comodidad y privacidad del hogar y a través de Videoconferencia, la psicología on line acerca al terapeuta a quien lo necesita, eliminando distancias geográficas para ofrecer sus servicios profesionales, adecuándose a las necesidades horarias del cliente. Contacte conmigo en el correo: psicoonline.es@gmail.com

Reflexiones Hoy

Contenido de alto valor.Reflexión-Meditación- Pensamiento,Ideas,Razon.

Kamikazed

Party People

Pantalla Rota

Mi visión desde mi agrietada pantalla.

Blog de Manuel Ponte

Sociedad hiperconectada y su nuevo avatar

Apoyo Ecológico

Apoyo ecológico es el sitio de CrowdFunding donde tus ideas en pro del medio ambiente, se hacen realidad.

coolhuntingtheworlddotcom.wordpress.com/

SPARKLE YOUR LIFE ADDING SOME GLITTER

1001 Scribbles

Random and Abstract Lines

Javier García-Moreno E. - Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Hello Geeky

Blog sobre tecnología, Internet y geekeadas varias.

El sofa amarillo

diseñamos momentos

A %d blogueros les gusta esto: